miércoles, 24 de marzo de 2010



Ya has sido muchas veces mía… mi mente se adelantó a mi cuerpo…

Mía
Cuando seas mi mujer,

cuando todo haya pasado,

cuando solo con sonreír,

brote una sonrisa en mi,

y me tengas a tu lado.





Cuando seas mi mujer,

cuando convivas conmigo,

cuando solo con mirar,

hagas mis ojos brillar,

como siempre lo quisimos.



Cuando seas mi mujer,

el tiempo se detendrá,

en noches apasionadas,

y los días que vendrán,

serán para descansar,

para próximas veladas.



Cuando seas mi mujer,

cuando el roce de tu piel,

sea algo cotidiano,

como el agua de beber,

como aire que respirar,

nunca estaremos saciados.



Cuando seas mi mujer,

tendrás mi complicidad,

en todo lo que es tu vida,

y mis manos sobre ti,

llevaran todo el calor,

que precises cada día.



Cuando seas mi mujer,

cuando todo sea cierto,

cuando cada amanecer,

sienta tu piel junto a mi,

cada vez cuando despierto.



Cuando seas mi mujer,

cuando puedas conocer,

todo lo que te he contado,

y cogido a tu cadera,

te diré,

mirándote,

besándote,

por siempre te he estado amando.



Y una vez más… sigues siendo mía…



Con amor, 4s

2 comentarios:

  1. ¡Inteeeeeenso!

    Y más que eso; bello y efusivo

    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Se te olvido poner el autor, lorenzolh
    www.lamiradadelangel.es

    ResponderEliminar