martes, 24 de febrero de 2009

JUICIO


JUICIO

Obviamente, hay veces en que basarse en el sentido común resulta fundamental. Pero también, muchas veces, el sentido común (el menos común de los sentidos) se interpone innecesariamente en tu camino.

Deja de lado la necesidad de juzgar cada pequeña cosa, y elévate a otro nivel de conciencia. Cuando tu energía no es consumida por estar todo el tiempo juzgando, la liberas para ser más efectivo.

En lugar de fijarte si el momento es bueno o malo, propicio o perjudicial, acepta que simplemente es. En lugar de pelear por o en contra de algo que de todas maneras no importa, simplemente vívelo.

Dejar de lado la necesidad de juzgar no reduce ni afecta tu capacidad de tener tu opinión allí donde realmente vale la pena tenerla. De hecho, si el juicio que haces proviene de una elección intencionada y no de una reacción automática, empieza a tener más sentido.

Dedica menos tiempo y energía a juzgar y a categorizar cada pequeña cosa que se cruza en tu camino.

Trascendiendo la necesidad de juzgar, disfruta de la sensación de estar tanto más consciente y más vivo.

Haz de tu propio juicio algo que usas sabiamente en lugar de algo que necesitas por costumbre. Y libérate para vivir a pleno cada instante.
Gabriel Sandler
________
Simplemente deja de juzgar, de chismear, de meterte en la vida de otros, de invadir privacidades.

No juzgues, no porque esperes que entonces no te juzgaran. No juzgues como un acto consciente.

Con amor, 4s

1 comentario:

  1. WoWoW!!!

    Me ha sido práctico lo aprendido y estoy muy de acuerdo con ello ツ

    ResponderEliminar